Carnes: ¡diferentes tipos pero todas tan sabrosas!

Tanto en Casa del Duque como en La Duquesita la carne forma parte de nuestra carta de manera especial, por eso ofrecemos a nuestros comensales una variada gama de tapas y platos con ella como protagonista. En este post vamos a aprender a diferenciar un tipo de carne de otra y conoceremos cuáles son sus propiedades, pues no todas las carnes que consumimos son iguales.

La carne es fuente de proteínas y de vitaminas (principalmente B12), de hierro, de potasio, de fósforo y de magnesio. Nos ayuda a la formación de estructuras en crecimiento, al mantenimiento de los músculos o del sistema nervioso,a la prevención de la anemia ferropénica, a la conservación de la salud de la piel, a tener una correcta visión, a la preservación de las mucosas y muchos beneficios más.

Carnes Rojas VS Carnes Blancas 

Has oído hablar de ambas, pero… ¿sabes realmente por qué se llaman así? La clave está en el color, hay carnes que tienen un aspecto mas rojizo que otras debido a su nivel de hierro: a más ‘mioglobina’ (proteína que contiene hierro), más de color rojo es la carne. Entre las carnes rojas destacamos la de ternera, buey o cordero.

La carne roja suele proceder de animales adultos y se le llama así a toda aquella que proviene de mamíferos. Es una fuente de hierro y de fácil asimilación para nuestro cuerpo, así que se recomienda comer carne roja para mantener los niveles de hierro correctamente.

Las carnes rojas a veces son tildadas como perjudiciales para la salud, por su alto contenido en grasas saturadas, sin embargo, dentro de las carnes rojas hay algunas que no tienen mucha grasa, como el solomillo y lomo de cerdo o el redondo y el solomillo en la ternera. Y es que las carnes rojas en sí no son dañinas, sino el exceso de estas, por eso es aconsejable tomarlas como máximo dos veces por semana.

tapa la duquesita

Las carnes blancas tienen mucho menos colesterol y grasas. En este grupo encontramos la carne de casi todas las aves (excepto la de avestruz), el conejo e incluso el pescado. Tienen menos hierro que las carnes rojas pero en contrapartida tienen mayor concentración de proteínas de alto valor biológico y de rápida absorción.

Lo ideal es consumir los dos tipos de carne pero siempre en su justa medida. ¡Bon apetit!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s